ANÁLISIS - UNPACKING

 






Después de un tiempo toca volver con un juego al que le tenía unas ganas increíbles. Ya en el pasado pude tener la suerte de probar su demo (y en donde hablé sobre esto por aquí) pero cuando salió tocaba disfrutar por fin de este título.

Si no me equivoco creo que el juego salió sin descuento de lanzamiento y es comprensible ya que con la popularidad que fue adquiriendo tampoco es que fuese necesario que tuviese esto. Aun así, esto no es nada negativo porque además de que el precio es muy asequible, el juego vale cada céntimo que cuesta.

De por sí el juego es sencillo: tú tienes que sacar cosas de la caja para ponerlo en donde crees que corresponde y si no van ahí, tranquilo, que el juego te lo dirá.

Sé que esto no es algo novedoso pero lo que hace este juego indispensable es todo lo que lo rodea. Empezando por el pixel art, que es una maravilla, y su paleta de colores que me tiene enamoradísima.

Además de esto, que lo han hecho genial, han hecho a su alrededor que la experiencia sea más entretenida y me explico más al respecto: los detalles como las ranuras de guardado, son 3 álbumes de fotografía y en él quedará reflejado el paso de los años de nuestro personaje y por dónde ha estado en todo momento. Sacando todas las pertenencias de las cajas seremos capaces de ver en qué momento de su vida se encuentra y qué es lo que está pasando. Ser capaz de contar esto sin necesidad de los diálogos es algo que dice mucho de un juego y de lo bien planteado que está.

Aunque el juego tenga su parte de puzle, puesto que no podemos poner las cosas en donde se nos antoje, tenemos bastante flexibilidad en cuanto a la decoración y todos los objetos y el entorno es precioso. Tomando esto, han añadido algunas cosas que han sido una sorpresa bastante positiva dentro de este juego: su modo foto, la manera de incluir los espacios y la creación de gifs.




Empezando por el último, los gifs, este es uno del juego y te muestra cómo has ido colocando las cosas dentro de este cuarto. Te dejan inmortalizarlo y elegir la velocidad del gif que tu quieras, le das un click y listo, ya tienes guardado todo el proceso en tu PC.

Ser capaz de crear esto con unos clicks no solamente es algo visualmente satisfactorio, sino que es un movimiento muy bueno para que la gente pueda compartir este proceso en redes sociales y que pueda llegar a más gente.

En cuanto a la manera de incluir los espacios, podemos elegir qué cuarto queremos fotografiar y este se unirá al álbum de fotos, siendo parte de la historia. Debajo de esta foto, tendremos una pequeña descripción o más bien un comentario de nuestro personaje que te puede ayudar a entender un poco más lo que está pasando. Tienes siempre la opción de cambiarlo cuando quieras y de elegir la habitación que tu quieras.


Y, por último, el modo foto. Este añadido me recuerda al juego de Kind Words. Si bien no es por el modo foto, es por el hecho de que podemos ir desbloqueando pegatinas que podemos añadir en el cuarto antes de fotografiarlo. Dándote así un empujón más a rejugarlo y ver cómo encontrar el resto, también da un toque más personal  para decorar las fotos. A esto se le suman algunos filtros y también marcos haciendo que le den un toque más retro y que me parece que es un añadido fantástico.




Si bien es cierto que el juego dura un par de horitas, dura lo justo para que sea entretenido. Además de esto, aunque acabes una habitación muy pronto, creo que estos añadidos del modo foto y todas sus variables hacen que el jugador pueda pararse a hacer combinaciones, decorarlo y compartirlo para que así de forma inconsciente la duración del juego sea mucho más larga o más bien no te de una sensación de monotonía.

Sea por la razón que sea, las expectativas que tenía en torno a este juego eran altas y han conseguido superarlas. Incluyendo la banda sonora, cada uno de los componentes dentro de este juego hacen que sea una experiencia maravillosa.








Comentarios