Análisis - Magic Axolotl

ANÁLISIS - The Block

Paul Schnepf y Future Friends Games son los que nos traen The Block, un juego minimalista cuyo  propósito es que construyamos ciudades.

Y ya estaría.

Este tipo de juegos, el construir ciudades, se han convertido de mis favoritos desde hace un tiempo por diversas razones: no te exigen nada, tienen unos gráficos preciosos y te hace ser creativo aunque este juego posea limitaciones.

Las limitaciones como lo son en The Block es el hecho de que tengamos solamente varios elementos a escoger dependiendo del terreno en el que construyamos. Puede ser en una ronda distintos tipos de torres y árboles. Otros puede ser casitas, pavimento y semáforos y así con diversas opciones. Esto es limitado pero es lo justo y necesario para hacerte saber qué tipo de ciudad vas a construir y ellos te dejarán el poder de organizarlo a tu gusto.

Los controles son muy sencillos y escasos en donde te dejan ver qué cosa hace qué en cualquier momento por si se te ha llegado a olvidar y es algo que me ha gustado mucho. El juego es sencillo y tranquilo por lo que ni los controles ni las opciones te van a llegar a abrumar en ningún momento del juego.

Además de estos controles sencillos que mencionaba cuentas con un menú muy sencillo y muy minimalista. Al entrar te encontrarás distintos tamaños de tableros para poder construir y un botón de 'play' y, tras haber realizado esto, estaremos listos para poder empezar a construir nuestra ciudad.

Realmente no le he podido encontrar un aspecto negativo al juego, solamente mencionaría dos aspectos dentro del juego que no sé si catalogarlo como negativo o no, pero que sí creo que es útil saberlo:

El primero, dentro del tablero no podrás construir desde el principio en cualquier lado. Empezarás y tendrás ya una baldosa colocada por el propio juego y a partir de ahí podrás construir expandiéndote a los lados de las fichas colocadas. Y, lo segundo, incluso en este momento no sé si existe una opción de eliminar lo que hayas colocado ya en algunas de las casillas. 

Pese a estas dos cosas que acabo de mencionar, es un juego que vale muchísimo la pena si tenemos en cuenta también su precio y el hecho de que te permite jugar una y otra vez eligiendo distintos tamaños del tablero y con distintos tipos de ciudades. 

De por sí no hay muchísimo mas de lo que podamos hablar de este tipo de juegos pero sí se puede decir que su cometido lo cumple perfectamente. Salvo los dos detalles mencionado con anterioridad, The Block es un juego muy bien hecho y con cariño el cual te lo puedo recomendar si quieres disfrutar de un juego en el que puedas despejar la mente.


Comentarios