Análisis - Magic Axolotl

 

Los ajolotes siempre sacan un tierno 'awww' de cada uno de nosotros (y, si no es tu caso, entonces no tienes corazón) pero, ¿Qué pasa si no solamente es un ajolote sino... un ajolote con ropa de mago? Ya creo que hablamos de cosas mayores.

Y esto es una de las cosas que nos trae el juego 'Magic Axolotl', un juego muy cortito pero sencillo, que se disfruta de una sentada y con esos gráficos tan acogedores que tanto nos gusta.

Con prácticamente ausencia de texto pero con unas instrucciones claras, podremos elegir entre dos tipos de dificultades: fácil y difícil. Una vez escogido esto, te explicarán de manera sencilla y directa el qué tienes que hacer y cómo tienes que hacerlo. Ya habiendo aprendido esto, todo se pone en marcha sin problema alguno.



Son varios los mapas que tendremos disponibles e iremos cruzando para conseguir un objetivo, el cual es el final del juego. La duración de cada mapa no es alargada puesto que, como bien comenté anteriormente, es un juego de corta duración pero la justa, ya que la mecánica en todo momento es la misma y puede caer en que se vuelva pesado y muy repetitivo. Deberemos dibujar con nuestro ratón las formas que están encima de cada enemigo y, al realizar esto, los mataremos, abriéndonos paso en estos parajes y avanzando en la historia.

Al necesitar del ratón solamente para avanzar en el juego hace que no tengamos ni que detenernos a entender cómo se juega ni tampoco estresarnos por cómo realizar un combo ya que todo esto recae en una sola cosa: dibujar las formas que nos indican. Siempre y cuando sepamos manejar bien la cantidad de enemigos en pantalla y qué formas tienen prioridad a la hora de ser dibujadas, estaremos bien.

Durante todo el juego no noté ningún problema en lo que a rendimiento se refiere. No hay parones, no hay bajadas de FPS, no hay nada que dificulte el que el juego siga su curso natural. Lo único que se puede destacar como algo negativo y es algo que, si la memoria no me falla, ya han dicho que van a arreglar, es que algunas formas les cuestan más ser reconocidas.



Estas formas son simples, algunas son un palo en vertical, otros en horizontal... Son formas que no tienen ninguna dificultad en ser dibujadas, sin embargo, hay algunos momentos puntuales, y quizás cuando vas más rápido en el juego debido a la gran avalancha de enemigos, en donde al hacerlo de manera rápida el juego no lo detecta bien haciendo que recibas algún que otro golpe por el camino o sea un poco más estresante de lo normal.

Teniendo en cuenta el coste de este juego y también el hecho de que la mecánica que nos ofrece es divertida y algo refrescante, lo he disfrutado muchísimo (y, también ha jugado un papel importante lo bonito que es este título). 

Tras haberlo meditado durante un tiempo, creo que este título se va a la lista de esos juegos cortitos, que dejan buen sabor de boca y  comfy que llegaría a recomendar.


Comentarios