ANÁLISIS - Lofi Ping Pong


Lofi Ping Pong es un juego que ya te hace total spoiler de lo que va a pasar...: que hay Lofi y hay ping pong.

Este juego de por sí tiene un pixel art precioso y el hecho de que ya tenga Lofi lo hace mucho más atractivo. Y es por esas dos razones principales por la que me decidí sumergirme en el juego.

Debo admitir que de primeras lo compré en Switch y, me frustré tanto, que lo dejé de lado. Después de eso, tras unos meses y ver que en Steam se encontraba en oferta decidí darle otra oportunidad y... sigue siendo igual de frustrante.

De primeras, quiero decir que el juego no es malo ni tampoco es imposible pero quiero profundizar un poco más en todo esto:

Si en algún momento has podido jugar un juego de este tipo o similar, la manera en la que tenemos que golpear la bola es totalmente distinto a lo que nos pedirán en Lofi Ping Pong. Tendrás que ser muy muy muy preciso a la hora de golpearla y, sobretodo, tendrás que acostumbrarte al ritmo de la música para traducirlo en la manera y el tiempo en que tienes que golpear la bola para así poder pasarte esa canción.

Si eres una persona con una precisión fantástica tendrás cero problemas pero... si eres una persona mortal, vas a quedarte un poco desubicado porque no entenderás el motivo del por qué acabas de fallar.

Y eso es lo que me pasó durante mucho tiempo.

Si no tienes paciencia, desde luego que va a ser difícil que puedas exprimir y disfrutar de lo que este título te ofrece. Sin embargo, si quieres darle una oportunidad y tienes paciencia, verás que el juego tiene cosas maravillosas.

Además del pixel art que comenté anteriormente, la música es maravillosa y creo que es un factor muy importante a esa frustración que a veces te aparece cuando estás jugando.

Tampoco te exige nada para poder continuar. Bueno, sí, tener la precisión de Picasso pero poco más ya que puedes jugar cuando quieras y abandonar el juego también cuando tú quieras. 

Con seis ubicaciones distintas para poder jugar y con algunos diálogos cortitos en español iremos cambiando de lugar y de canción, subiendo también la dificultad de nuestros partidos. Al principio te cuesta adaptarte y, una vez lo acabas consiguiendo, el juego vuelve a ponerte a prueba subiendo la dificultad una vez más.

Pero, como ya pude comentar: siempre puedes abandonar el juego y retomarlo cuando quieras. Así que si ves que no puedes conseguirlo, siempre puedes volver más tarde.

O también puedes practicar fuera de la historia principal en el modo sin fallos.

Incluso si así no te convence, puedes tomar en cuenta estas opciones: puedes subir tu propia música para así tener más variedad o puedes pasarle  el enlace a tu amigo para que puedan jugar juntos y que la frustración sea compartida. Así no estarás solo.

En general, Lofi hip hop es un buen juego. Un juego que solamente te exige demasiado en la precisión y que aunque te digan que es para relajarte, no es del todo así. Puedes tomártelo como algo relajante, desde luego, pero ene l fondo te acabará subiendo un poco la frustración.

Pese a esto, es un buen título que de verdad os recomiendo probar. Un buen precio, buena música, buenos gráficos. Que la frustración no te pare a descubrir un juego y ver lo bueno que hay en él.



Comentarios