ANÁLISIS - Hot Pot for One


 Resulta que estás en el extranjero y, atrapado en casa y en Navidades, resulta que nadie puede ir a comer contigo pero ya has pedido ingredientes suficientes para hacer Hot Pot para seis personas. 

Este es el escenario en el que nos ponen en Hot Pot For One, un juego cortito pero encantador que han llevado a cabo Rachel Li y Qin Yin. 

En primera persona podemos ver que el protagonista nos pone en situación de lo que está ocurriendo y, es ahí, cuando nos encontraremos ante nosotros la cocina con todos sus ingredientes y una nevera al lado.

Con detalles realistas que combina algunos bocetos y dibujos hechos a mano, podemos interactuar con algunas cosas dentro del escenario: el teléfono móvil con algunas conversaciones, la nevera y... por supuesto, todo lo que tiene que ver con cocinar un Hot Pot.

Podemos elegir hasta 6 ingredientes dentro de un listado y, con estos, podremos ir nosotros manejando este Hot Pot. 

Una vez tenemos todo lo necesario la mecánica es bastante sencilla: con los palillos iremos escogiendo los ingredientes que queramos cocinar e iremos comiéndolo. Una vez ya hayamos comido lo suficiente (hasta donde he podido ver creo que tu personaje no tiene un límite), daremos por finalizada esta cena navideña y pasaremos a otra escena distinta: la de recoger las sobras.


Dado que no hay espacio para todo, tendremos solamente un tupper pequeño para meter los ingredientes que nosotros creamos convenientes y guardarlo en la nevera. El resto, irá a la basura.

Y con esto finalizaría Hot Pot for One. 

Es algo cortito, pequeño pero que me ha parecido muy recomendable. El estar en el extranjero y estar solo, comiendo este Hot Pot el cual es algo de tu propia cultura, de donde vienes y ahora no estás con nadie para compartirlo es algo que muchos que nos encontramos viviendo fuera de nuestro país podemos entender.

Es por ello que para mí este juego también tiene un significado más profundo que muchos pueden identificarse con él y que hace de este título algo más profundo de lo que realmente parece.

Aun así, desde luego que es algo que merece la pena disfrutar. Es muy corto y puede hacerse repetitivo pero es que el juego no busca hacer nada distinto y ya lo que ves es lo que sabes que te vas a encontrar. 


Comentarios