ANÁLISIS - Pureya

Pureya es una manera preciosa y actual de volver a disfrutar y recordar los juegos Arcade.

Creo que muchos de los que jugamos a Indies, y más si eres de España, sabremos quién es Alva Majo y, si no lo sabes, todavía estás a tiempo. Descubrí a Alva cuando apareció Majotori y pude disfrutar bastante de este juego. Ahora, con la salida de Pureya, he vuelto a disfrutar de lo arcade y de su talento una vez más.

Pureya es una manera preciosa de volver a disfrutar de los juegos arcades. Con un pixel art increíble empezamos con una escena en donde una niña va a alcanzar las canicas para continuar jugando al Pachinko pero, por desgracia, acaban por toda la habitación. Intentando tomarlas de nuevo se encuentra con una serie de juguetes en donde se va imaginando una historia y, justo ahí, nos sumergiremos dentro de los juegos.

Con más de 30 minijuegos distintos los iremos disfrutando en intervalos de 10 segundos. Ahí tendremos que ir adaptándonos a cada juego con solamente dos botones e intentar recoger las canicas. 

Aunque el juego se nota que está enfocado a móvil, no se hace para nada difícil poder jugarlo en tu PC. Solamente y quizás en algunos minijuegos puede ser confuso porque por instinto acabas tocando otras teclas que no son.

El hecho de acabar enfrentándote a niveles dinámicos, cada vez más difícil y que en algunos juegos te cuesten más que otros acaba siendo placentero porque al final acabarás gastando todo en el Pachinko. Y qué decir cuando consigues desbloquear más contenido dentro del propio juego.

Puedes desbloquear minijuegos, algunas skins, música... Es una manera de mantenerte más enganchado dentro del juego para poder conseguir más cosas y verlo reflejado dentro de tu partida. 

Por supuesto, nunca hay que olvidarse de la música. Música dinámica y que en ningún momento va a tomar un plano más fuerte dentro del juego: no es molesta en absoluto, acompaña en todo momento en el juego y te hace sumergirte mucho más a la hora de jugar. Es una maravilla sin lugar a dudas que te dan ganas de seguir jugando.

Está claro que este juego no está enfocado para que tengas que estar pegado al PC y desbloquear todo y jugar los minijuegos una y otra y otra vez (o quizás sí, depende de ti). Puedes tomártelo con calma, disfrutar de sus niveles, de los juegos, de la emoción de desbloquear más contenido y, quizás, mañana volver a repetirlo otra vez.

Honestamente este título es una maravilla al cual se le ha puesto un mimo increíble en cada rincón y en cada aspecto del juego. 

Si tienes la oportunidad de poder jugarlo, estoy segura de que lo disfrutarás. 


Comentarios

  1. Muy buen análisis. A nosotros nos está gustando mucho. En su conjunto funciona muy bien para partidas rápidas en esos ratitos libres del día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Y desde luego, para esos ratitos siempre viene genial, aunque al principio me pegué un atracón por culpa del pachinko, jajaja

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar y alimentar este post