ANÁLISIS - Monster Prom


Si ya de por sí este juego tiene muy buena pinta con tan solo ver su trailer, no os podéis ni imaginar una vez que empiezas a jugarlo.

Sus personajes son carismáticos, sus gráficos me parecen hasta tiernos, una estética bastante bonita y que pese a que sea Monstruos, no tienen nada de temible y más bien son adorables. Las voces y su música, una completa gozada y la personalidad de cada uno de los que integran Monster Prom es simplemente única.

Para los que se estén preguntando de qué va este juego, es un simulador de citas pero que también cuenta con un multijugador. Ese último apartado me parece algo bastante fresco y un muy buen punto a favor. 

De por sí, en unas 3 semanas necesitamos buscar a alguien que quiera ir al baile con nosotros por lo que podemos escoger entre varias opciones: una ruta corta de 30 minutos, una larga de 60 minutos tanto jugando de manera solitaria o en multijugador.

Nos presentarán a nuestros posibles candidatos/as, quiénes seremos, cómo nos llamaremos y,  tras eso, nos harán un pequeño cuestionario para ver a quién pretendemos conquistar en estas  3 semanas. 

A partir de ahí, todo me parece una montaña rusa pero que disfrutas con muchísimo gusto: diálogos de locura, situaciones aun más extrañas, interacciones que no tienen sentido... Es todo una maravilla. Una maravilla muy difícil de completar.

Y es que sí, así como no sabrás con qué te saldrán en tus próximos eventos e interacciones, a veces el poder elegir la respuesta correcta es algo que se hace mucho más difícil. En mi caso fue el de Damien el primero que escogí en esta aventura.

Durante las semanas en donde tendremos que estar conquistando a nuestro crush estaremos por el instituto y se nos pondrá un mapa. Cada zona tendrá unos eventos diferentes y dependiendo del lugar nos dará unos stats por hacer dicho evento. Una vez ahí, se aparecerá la persona a la que tenemos que conquistar y pasará algo que nos hará elegir entre varias respuestas y, por supuesto, será necesario escoger la respuesta correcta para sumar puntos tanto en nuestros stats como para ir cautivando a la persona que queremos invitar para el baile.

Esta es la parte más divertida y, a la misma vez, la más difícil de todas. Para muchos puede sumarse un extra de dificultad por el hecho de que se encuentra en inglés pero, si no tienes problemas con el idioma, entonces la dificultad está en... ¿pero qué escojo? Se hace muchas veces difícil porque son situaciones graciosas, muy aleatorias y que muchas veces no tienen sentido. Y es debido a esa falta de sentido el cual te hace dudar, disfrutarlo y quedarte un poco con la miel en los labios por fallar y perder una parte de tus stats y... que te dejen en vergüenza. 

Como cada zona dentro del instituto te da unos stats fijos, es fácil poder abusar de ello y repetirlo constantemente si lo que necesitamos para conquistar a esa persona no lo tenemos todavía.

 Por ejemplo y me explico: si con Damien necesitamos bold y fun entonces si queremos pasar esa ruta solamente tendremos que acudir a dos zonas dentro del instituto para poder subir estos stats y asegurarnos también de dar con la respuesta correcta. Es algo ya fijado y te permite ir de manera directa a lo que quieres. Para algunas personas puede ser algo negativo pero creo que es depende de cómo lo mires: puedes ir directamente a algo que te guste sin necesidad de estar merodeando en otras opciones porque sí. 

Por supuesto, esto es algo que ya el propio juego contemplaba y lo han hecho así ya que incluso, si no me falla la memoria, hay logros por hacer este tipo de cosas.

Soy una persona que le encantan las novelas visuales y los simuladores de citas por lo que, cuando me topé con esto, me pareció algo sumamente divertido y, a la misma vez, un poco frustrante porque no sabía bien cómo manejar las situaciones y qué respuesta sería la correcta así que la primera vez... fallé y no tuve a nadie con quien ir al baile.

Sin embargo, ya después de un par de intentos el hecho de conseguir esa pequeña victoria e ir con Damien me supo a una victoria de verdad y acabé orgullosa. Pese a esto, algo muy bueno es que tiene muchos finales secretos, interacciones distintas, múltiples finales... es decir, aunque de por sí pueda parecerte a poco que tengas un recorrido de 30 o 60 minutos, piensa en todas las veces que puedes rejugar esto intentando conseguir todas las opciones y finales disponibles. 

Sin lugar a dudas este juego es una opción maravillosa y divertida para poder disfrutar de un periodo de tiempo razonable en donde no te obliga a nada. Lo mejor, desde luego, es que no sabes lo que te puedes esperar en cualquier momento dentro de este juego.


Comentarios