ANÁLISIS - Death and Taxes



Death and Taxes, un juego de mecánicas conocidas pero con una estética increíble con su justa duración. Aunque, por desgracia, le quedaba mucho por explotar. 


Death and Taxes es un juego cortito pero de justa duración en donde asumimos el rol de la Parca en nuestro nuevo rol de...¿oficinista? Sí, de oficinista.

Esto es lo que podemos ver directamente en la descripción del juego (bueno, yo lo he acortado un poquito más) pero... ¿realmente qué tal es?


Bueno, hemos muerto o algo así y ahora somos la Parca (nosotros) en nuestro trabajo de oficinista. Una mesita, un bolígrafo, cositas varias en la mesa y un jefe. Porque siempre tendremos un jefe.

La jugabilidad, si habéis tenido la oportunidad de explorar juegos similares os recordará a Papers, Please o al menos, para mí, a Headliner (tenéis disponible un pack de Death and Taxes  + Headliner: NoviNews en Steam y es recomendadísimo). Te sientas, tienes un jefe que te pide cosas y tú, si eres buena gente vas a ir cumpliéndolas en todo lo posible.

Lo que es la estética me parece maravillosa. Realmente la jugabilidad no es nada innovador pero es que tampoco busca serlo en un juego de este tipo. Si te gusta, pasarás un buen rato eligiendo quién debe morir si es que te apetece seguir las reglas o no.

Las mecánicas son sencillas y todo lo que rodea al juego también pero lo presenta con algunos diálogos interesantes: ¿realmente estamos haciendo las cosas bien? ¿Por qué esta gente tiene que morir? ¿Por qué yo tengo que estar siguiendo sus órdenes y por qué? ¿Vale la pena rebelarme?

Son preguntas que te irán surgiendo a lo largo del juego además de hablar de conflictos morales y éticos. 

Al principio es algo fácil, estamos en el periodo de prueba, pero es que dentro del propio periodo de prueba no tengo cosas tan fáciles por lo que... ¿cómo debo hacerlo? Encima el espejo me habla y me pide que me rebele o que piense realmente lo que estoy haciendo. ¿Debería hacerlo?




En sí y en general todo lo que nos propone dentro del juego no es para nada difícil de aplicar ya que vienen las cosas más o menos explicadas y, aquellas situaciones en donde te quiere hacer el lío tampoco se notarán mucho porque... o  bien el juego no sabe lo que te pide o, básicamente, no tendrás una penalización severa.

Si no te equivocas siempre, bueno, sufrirás que cobrarás entre poco y nada pero eso qué más dará puesto que todo lo que he visto es cosas cosméticas dentro del juego y de decoración que no afectarán a la hora de avanzar en el juego.

Además de esto, en algunas situaciones el juego te pide cosas muy específicas que, para ti, no es nada específico por lo que te hará dudar. Aunque no sepas si lo has hecho bien o no, da igual. Con que mates el número justo de gente te seguirá contando como algo bueno aunque no sea eso mismo lo que te hayan pedido.

Aun así, lo mejor de todo es seguir una ruta un tanto... rebelde. Por mucho que te insistan a la hora de seguir las reglas, los diálogos apenas son interesantes y te verás enfrascado en tu tarea como un oficinista de verdad: te levantas, haces cositas de papeleo, tu jefe te lo revisa y, si tienes suerte, el gato estará ordenándote y te la liará un poco más.

Pese a que siento que debería estar más pulido en algunas cuestiones como los diálogos o personajes, creo que es más agradable o se disfruta mucho más todo lo que sea fuera de tus tareas como Parca: el merodear por ahí, sobretodo, ir a tomarte una bebida y conocer a la gente, disfrutar de algunos buenos chistes y seguir con tu jefe al día siguiente planteándote el por qué tienes tú que estar matando a la cantidad justa de gente que te piden.

Sin lugar a dudas, cuando avanza un poco más el juego estas conversaciones tirarán de ti y te harán replantearte lo que haces y las decisiones que tomas desde otra perspectiva, viendo desde otro punto la manera en la que deberías jugar. Incluso los diálogos, te dan la oportunidad de o bien aparcar todo esto, o ir tirando poco a poco de lo que hacemos, del por qué, ¿qué es la vida y cómo es la muerte?

Siempre este tipo de juegos plantean historias y situaciones muy interesantes y, aunque quizás Death and Taxes para mí creo que le hacía falta exprimirlo un poquitín más, me parece un juego increíble en todo lo que le rodea: historia, estética e incluso la música. La gran y olvidada banda sonora de los juegos. Es una delicia estar jugando y escucharla, por lo que esto es algo que te hace equilibrar el juego tirando hacia el lado de que vale la pena jugarlo y disfrutarlo.

Desde luego, siempre digo que los juegos de su justa duración son los mejores, y este tiene más ingredientes que hacen, sin lugar a dudas, que lo recomiende para esas tardes de poder disfrutar de algo nuevo sin, tampoco, tener que estar comiéndote mucho el coco.

Lo tenéis disponible a 11,99E en Steam y a 12,99E en Nintendo Switch.

Comentarios