ANÁLISIS - Calico

Un juego con un gran potencial y un entorno increíble al cual le hace falta pulir muchas cosas.


Calico es uno de esos juegos en los que me han dado la oportunidad de poder probarlo y disfrutarlo. Sé que todavía me queda mucho tiempo por invertir en este título y que sin duda es algo que seguiré realizando.

Lo que pretende en Calico es algo muy sencillo: disfrutar de misiones, sus gráficos y cositas monas que te rodeen en tu misión de poder reconstruir de nuevo la cafetería del pueblo. Desde luego que no han querido en ningún momento el poder abrumarnos con misiones extrañas, exigencias u otras situaciones que nos hagan requerir de demasiado tiempo y esfuerzo.

Creo que lo principal que llama la atención son tanto sus gráficos como el exceso de cosas adorables dentro del juego. Sin duda a mí me ganó el corazón por dos cosas: la cantidad tan alta de gatos que hay (algo obvio también si vemos el título del juego) y sus gráficos. 

Con un estilo de arte como si hecho a mano fuese se combina con unos colores pasteles en cada rincón dentro del juego lo que hace que me den más ganas de adoptar a todos los animales que voy viendo dentro del pueblo.

La parte de los animales creo que fue lo que realmente más me ha cautivado: el hecho de traerlos contigo, elegir si quieren seguirte o ponerte a jugar con ellos o usarlos como montura me parece algo increíble. Mi misión ha sido ir recogiendo cada uno y llevarlos a mi cafetería y ya cada vez va quedando menos hueco para poder entrar por la puerta sin entrar en una espiral de bugs entre animales dentro del juego.



En sí creo que han logrado recrear una imagen tranquila, de paz en un ambiente que es realmente bonito. Es algo importante todavía tener juegos así en donde realmente no te exijan nada y puedas usarlo para esos momentos en donde deseas desconectar.

El diseño también de los muebles es algo precioso al igual que cada uno de sus componentes: ropa, la comida y, también, los personajes que conforman nuestro pueblo.

Si bien es cierto que tiene demasiadas cosas preciosas creo que a día de hoy sigue teniendo un problema grave y es lo tosco que son sus controles y lo desesperante que puede ser el intentar navegar por ellos. 

A la hora de diseñar tu personaje fue algo frustrante y que al principio me hizo darle a cerrar al juego. Es cierto que te indican que para "una mejor experiencia usemos un mando" pero es que, si bien no he llegado a comprobarlo con un mando, la parte de usar teclado y ratón es algo desesperante, demasiado.

La manera de controlar el menú o seleccionar cosas es algo que me sorprende (para mal) en un juego que se ha publicado de manera reciente y que, en mi opinión, debería haber un cambio. Aunque es algo que quizás se pueda solucionar, creo que encontrarte con esta zancadilla en el mismo momento en el que comienzas la aventura creo que es un punto bastante negativo.

Ahora bien, como digo yo, si tenemos en cuenta el precio y tienes una paciencia infinita, no hay problema alguno por ello.


Calico está remando a una buena dirección y la manera en la que han planteado el juego me parece la correcta, que lo están consiguiendo y que han podido lograr. Su manera de cocinar o de realizar las cosas dentro del juego no es algo difícil de ejecutar o que se nos imposibilite avanzar así que también es un acierto.

Realmente y lo único que sería bueno ver es el que continúen mimando y arreglando estas pequeñas cositas que hacen que el disfrute del juego se vea más ralentizado.


Ahora que llega las navidades y es necesario poder desconectar y disfrutar, creo que vendrá bien que eches un vistazo porque quizás es un juego que deba estar en tu librería.


Está ya disponible en Steam, Nintendo Switch, Epic Games Store, Xbox one y Mac. Y no se olviden de echarle un vistazo a su web.

Comentarios