ANÁLISIS - Florence



Florence es uno de los juegos más bonitos que he probado. Aunque en esta ocasión no haya sido en móvil, sino en PC, la experiencia de jugar a este título ha sido corta pero muy, muy intensa.

La historia de la forma en la que nos la cuenta es totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados. Una chica de 25 años la cual se ve que sigue una rutia y que, de repente, conoce a alguien y se enamora.

Esto no nos lo cuentan con frases entre los personajes dentro de la historia sino que, la manera de transmitirlo y de expresarlo es lo que lo hace tan especial.

Las escenas totalmente descriptivas van narrando cómo una joven de estar estancada en la rutina ve florecer una relación y va descubriendo y avanzando en la relación de la pareja.





Los colores ayudan a la hora de hacernos llegar cómo los protagonistas se van sintiendo y cómo podemos interpretar lo que está ocurriendo en ese momento.

Por supuesto, si carecemos de interacciones escritas de los personajes falta un elemento para que todo esté totalmente conectado y nos pueda transmitir  lo necesario y es, la música.

Aunque como mencioné anteriormente su duración es corta, da tiempo de contar todas las fases dentro del amor dividida por capítulos. La manera de expresarla con lo anterior no es lo único sino que también tendremos la oportunidad de sumergirnos dentro de esas situaciones siendo partícipes de algunos puzles.

Y os preguntaréis, ¿qué tipo de puzles puede tener una historia así? Pues unos simples pero realmente sorprendentes.

Dependiendo de la situación veremos como las piezas son más simples o son más complicadas y esto va enlazadao directamente al estado de la pareja o de si están discutiendo. Es una manera directa de hacernos ver cómo pueden ser las palabras o lo que están intentando expresar cada uno.

Honestamente, el juego me ha parecido sublime. No  solamente por la manera de contarlo, sino también por lo bien que ha resultado toda esta combinación. Me encanta mucho el tipo de arte que han utilizado y me hace sentir que conecto mucho más de esta manera con los colores cálidos y la forma de representar a los personajes.

Volverlo a jugar no se hace nada pesado y mucho menos el jugarlo la primera vez porque te mantiene enganchado en todo momento. Es corto, lo he dicho varias veces, pero un tipo de historia así no necesita más tiempo ni alargarlo más de lo necesario. Y, por qué no admitirlo, gracias a este juego me ha hecho querer explorar otros juegos similares.



Todos en algún momento hemos experimentado (o si no, lo experimentarás) las fases de estar con alguien y estar enamorado y, este título, lo logra plasmar a la perfección.

Más de uno se sentirán representados y, también, admitid que una lágrima se os puede caer.

Jugadlo.

Comentarios