ANÁLISIS - Dream Daddy: A Dad Dating Simulator




Sinceramente estoy algo sorprendida de que me encuentre escribiendo sobre este título. Recuerdo que lo compré en un Humble Bundle y, por curiosidad, decidí descargarlo.

Estuve trasteando durante unos minutos con el creador de personaje el cual la verdad te ofrece variedad pero no a la que uno le gustaría (no puedo quejarme) y, después de eso, me lancé a la aventura.

Dream Daddy: A Dad Dating Simulator es un juego que se lanzó en el año 2017 y es una novela visual en donde crearemos un personaje masculino que llegará  a una nueva ciudad con su hija y se encontrará con 7 padres que les dará la bienvenida.

Cierto es que no se encuentra en español por lo que solamente podremos disfrutar de su historia en inglés pero, pese a esto, aunque requiera un conocimiento sobre el idioma tampoco será muy difícil comprender lo que nos quiere contar cada uno de estos padres.


Cada uno de ellos es físicamente diferente y, por supuesto, su personalidad y la personalidad de sus hijos. Me sorprendió de manera positiva el ver que cada padré tuviese un caracter distinto y que pudieses, de algún modo, identificarte con ellos al igual que con sus hijos/as.

Podemos ir avanzando en la historia eligiendo qué tipo de respuesta dar y, ahí, ir elaborando la relación con los demás padres y, también, con nuestra propia hija. Pediremos citas a los otros padres que por supuesto puede salir bien o puede salir mal dependiendo de nuestras elecciones y de  cómo nuestra cita se lo puede tomar.  Si la cita acaba bien y llegan hasta el final de la misma, se nos desbloqueará algo más como recompensa.

Y no solamente eso, por supuesto, dependiendo de cómo hayamos tratado a nuestra hija, podremos tener unos logros u otros y podemos haber contribuido de una manera u otra a su desarrollo antes de que ella parta a la Universidad.

Aunque hasta ahora todo lo que estoy contando parece algo muy sencillo: creamos un padre, elegimos opciones, leemos y vemos cómo el amor fluye o el odio, cierto es que este título es uno de los que me ha sorprendido de manera muy muy positiva.

Debido a cómo es presentado, como un simulador de citas entre padres, creía que simplemente tendría un mecanismo sencillo y ya, sin nada adicional, pero para nada es así y es por ello que sigo defendiendo este título como uno de compra obligatoria.

No solamente es un juego que de por sí puedes jugar  muchas vecesy obtener distintos finales porque, claro, elegir a un padre u otro siempre te dará finales distintos; sino que también, no todos los finales son bonitos y muchos pueden ser agridulces.

Es más, incluso dependiendo de nuestras acciones iniciales, podemos bloquear el amor con otros personajes y que su manera de vernos sea completamente distinta por lo que, sinceramente,  si bien decir que tiene un sinfín de posibilidades sería mentir sí es cierto que tiene muchísimas opciones que poder descubrir. Incluso, podemos ver la muerte dentro de alguna de las historias, pero eso realmente es algo que será mejor que lo descubran quien quiere adentrarse dentro del propio juego.



Por supuesto, aunque también esté dentro el fanservice en donde veremos a los padres sin camiseta o describiendo escenas sugerentes (en estas escenas nunca aparecerá nada gráfico), también hay que centrarse en todo lo bueno que nos enseña a la hora de jugar.

Y dirán, ¿el qué puede enseñarnos un juego así? Realmente lo he estado pensando y, a pesar de las historias graciosas, las buenas y las malas hay situaciones que se plasman durante la historia normalizandolas totalmente:

  • Tenemos que tener en cuenta que muchos padres antes tenían una mujer y que, ahora, a través de conocer a su amigo y seguir relacioándose con él, ha podido descubrir que sentía algo más, naturalizando este paso totalmente al igual que mucho de los hijos los cuales también ayudarán a sus padres o incluso solamente veremos que buscan la felicidad de ellos.

  • Los problemas mentales como la depresión: exponen, sin entrar mucho en spoilers, problemas mentales de algunos protragonistas o también problemas con uno mismo tendiendo a su propia destrucción. No solamente exponen esto sino que también lo tendrán normalizado, abriéndose a ti y tú no solamente ofreciéndole ayuda, sino también alertando sobre buscar a profesionales y tener una figura de apoyo.

  • Nos enseña a ver los miedos de muchos de nosotros desde otra perspectiva como, por ejemplo, la muerte. Desde otra visión particular nos hace ver este tipo de situaciones de otra forma.

  • Miedo a la exposición, a las críticas. Aunque esto parezca una tontería, el hecho de que muchas personas dejen de lado lo que les gustan o no quieran compartirlo de manera abierta sucede de manera común y podemos ver alguna que otra historia similar en cómo manejan este tipo de situaciones de una manera realista.
  •  Los problemas a los que se enfrentan muchos adolescentes y muchos padres por haber fallado a sus propios hijos. Podemos ver desde ambas partes tanto la del padre como la del hijo situaciones en donde ambos lados pueden haber fallado y cómo estas situaciones pueden comprenderse desde ambos lados.
Continuaría añadiendo más  situaciones pero realmente estas son las que me han parecido más interesantes. Sobretodo, el hecho de cómo podemos ver el amor desde varias formas entre dos personas del mismo sexo.

Dream Daddy no solamente tenemos que verlo como es: un juego del que disfrutar, del que sorprendernos de su historia y buscar otras nuevas rutas que descubrir sino también como un juego en donde puede ayudarnos a ver de una manera distinta  la normalización de  padres del mismo sexo, la crianza de hijos de parejas del mismo sexo y la naturalización de este hecho  que está presente desde siempre.

Es un título muy bueno y que, ojalá, Game Grumps (los creadores del juego) u otras compañías sean capaz de sacar similares de cara al futuro ya que, es algo que la comunidad también puede disfrutar y aprender de ello.


Lo tenéis en Steam por 14.99 E.


Comentarios