ANÁLISIS - GRIS



Hace muy poco he terminado de jugar Gris, dentro de lo que mi salud me permitía ya que llevo unos días en cama. Sinceramente, desde el momento en el que lo compré tenía ganas de seguir jugando, más y más, pero había momentos en donde debía parar.

No sé realmente por donde empezar ya que Gris es uno de esos juegos que te pillan por sorpresa y en donde solamente puedes hablar desde el lado emocional y es que acompañando a esta muchacha durante toda la aventura, sentiremos distintas emociones mientras exploramos con ella su "realidad".

Gris es una chica con esperanzas pero que está atravesando una experiencia dolorosa en su vida, que podemos traducir en este momento a una depresión. Junto a ella la veremos evolucionar emocionalmente e iremos saliendo de la oscuridad a un nuevo camino de esperanza.

Esto es lo que podemos ver si vamos avanzando junto a ella por los diferentes escenarios, caminando por sitios oscuros, en donde apenas hay luz y luego, gracias a ir avanzando, podremos ir viendo todo nuestro entorno con un poco más de color, viendo así la transición en donde Gris pasa a tener una nueva perspectiva del mundo que la rodea.

Honestamente el juego es muy apasionante. No tengo un adjetivo en concreto que pueda resumirlo todo, pero quizás es el que debería elegir, aunque se queda corto. No tenemos que frustrarnos por el hecho de si morimos, de si tenemos que acabar con algún jefe en la batalla, por puzzles que nos resulten muy difíciles. Gris solamente te permite disfrutar y te pone a tu disposición plataformas, una historia llena de emociones y puzzles nada complicados para que no perdamos la sintonía de la historia.

Aunque la protagonista no tenga diálogos ni nada que nos narre una historia de manera escrita, sí que podremos entender, con todo lo que va ocurriendo, por las fases que vamos experimentando y qué es lo que nos quieren contar. No todos los juegos pueden presumir de algo así que, sin palabras, sea capaz de contarnos algo, de poder entenderlo  y que, también, nos pueda hacer llegar a la parte emocional.




A la hora de jugarlo, muchos hacían referencia a que es un juego bastante corto, pero, honestamente, pienso que tiene la duración adecuada para el tipo de juego que es y lo que nos quiere contar. Para mí no se me ha hecho nada corto y en todo momento he estado  atenta a la pantalla, buscando una solución rápida al puzzle o atenta a las pequeñas cinemáticas que se encontraban durante la historia.

Los colores son increíbles. Yo de por sí soy una persona que adora las acuarelas y me pareció increíble que esto estuviese dentro del juego. Muchos fueron pintadas a mano y luego se digitalizaron para poder incluirlo en el juego algo que realmente te hace ver el mimo con el que han hecho este título.

Y no es solamente esto,  también tengo que hablar de lo que pasa muchas veces desapercibido: la música, los sonidos que componen el juego.

La banda sonora del juego no hay palabras que lo describan ya que, sinceramente, es una obra maestra. Tanto el canto que realiza Gris y que nos pone la piel de gallina como la música que nos acompaña en todo momento.



Y no es solamente esto, sino también cuando interactuamos con todo el entorno que nos rodea. Es algo muy bueno y que quizás parecerá una tontería pero, cuando caemos al agua y realmente el sonido cambia, vemos cómo se escucharía si  de verdad estuviésemos sumergidos. Son detalles pequeños que quizás pasan desapercibidos pero que tenerlos en cuenta es algo que se agradece.

También con  los sonidos de algunas campanitas, de los animalillos fantásticos que nos encontramos  por ahí, son elementos pequeños que se van sumando a una lista y hace de esta experiencia un cúmulo de emociones. Aunque pasemos por una historia dolorosa junto  a Gris, hay momentos en donde te hace sacar una sonrisa, como el ver a estos animalitos que ella se encuentra por su camino o escuchar el tintineo de las estrellas a la hora de caminar sobre ellas.

Sin duda alguna Gris es un juego que tanto en su lado visual como sonoro es exquisito y que, vale la pena todo lo que el juego compone. desde su historia hasta el  más mínimo detalle que podamos ver a la hora de jugar.

Si realmente decides jugarlo, algo que deberías, prepárate para llorar a moco tendido en el final de su historia pero, nuevamente, Gris es un juego que visualmente y lo que nos cuentan, merece la pena invertir nuestro tiempo en ello y poder descubrirlo.

Lo podéis encontrar en Steam y en Switch (en donde pude jugarlo yo) a 16.99E en ambas plataformas.

Nota: 9.5/10


Comentarios