ANÁLISIS - Life is Strange 2: Primer capítulo



Realmente no sé cómo describirlo pero,  cada vez que juego a una de las entregas de Life is Strange siempre siento que hay algo dentro de mí que se llena. Cuando me sumerjo dentro de la historia siempre acabo experimentando un torbellino de emociones en donde experimento con los protagonistas las peores situaciones y disfruto de aquellos momentos de felicidad que comparten con nosotros, los jugadores.

En este caso no sería menos y es que Life is Strange 2 fue algo que no me pilló por sorpresa pero sí y, desde luego, que no tenía en mente que sería esta vez con otros personajes que no fuesen los anteriormente conocidos.

El capítulo 1 de esta historia se lanzó por fin el día 27 de septiembre y, aunque por desgracia tuve que jugarlo unos días más tarde, la verdad es que fue increíble.


El instinto de supervivencia



El juego empieza realmente con un giro dramático. Poco te deja para poder entrar dentro de la piel de Daniel y Sean. Sean, el hermano mayor y Daniel Díaz, el pequeño con una imaginación desbordante serán los personajes principales con los que tendremos que convivir. Poco podremos interactuar con sus compañeros o su padre, lo suficiente para que su muerte nos deje dolidos y nos haga pensar qué será de ellos dos en las próximas entregas dentro del juego.

Tras la muerte de su padre, tendremos que irnos rápidamente del pueblo y alcanzar algo mejor para que puedan vivir tranquilamente. La verdad es que creía que esta "odisea" me resultaría muy aburrida y no me veía realmente convencida de cómo esto podría salir.

Estamos todavía por el primer capítulo y mucho puede pasar, pero de momento sí es cierto que el juego te ha hecho ya construir ese sentimiento paternalista dado que la conducta de Daniel y él mismo depende de nosotros. Dependiendo de lo que hagamos, es lo que él verá y lo que él será de cara al futuro.

Cuando vas avanzando y ves que realmente tienes unas limitaciones a la hora de estar dentro del viaje, te replanteas el modo de ver el juego y adoptas una parte mucho más realista. Esto es, para mí, algo muy bueno porque no solo dejamos de verlo como una aventura, una historia; sino también vemos en ella algo real y que de verdad tenemos que ser conscientes de nuestras acciones y de cómo gestionamos nuestros recursos. No solo por uno mismo, sino por el pequeño de 9 años del que tendremos que cuidar.


Sin duda alguna, hay muchas imágenes duras que realmente nos podemos encontrar dentro del juego y que hace de esto una realidad. El racismo, la hambruna, el tener que plantear este camino como una aventura para nuestro pequeño. 

Hay unas partes que quiero destacar y sin entrar en detalles para aquellos que no lo han jugado y es que: como mencioné anteriormente, las acciones que realicemos hará que nuestro hermano tenga un tipo de actitud u otra, sin embargo, hay acciones que realmente llegamos a cometer más por el lado personal, por los sentimientos que personajes han dejado en nosotros que, realmente, por lo que deberíamos haber hecho.Y eso es algo bueno y se refleja en las estadísticas finales del juego, puesto que hace ver que una inmensa mayoría de los jugadores no se han ajustado a lo que debería ser, sino que han pensado desde un lado más personal y han involucrado unos sentimientos hacia estos dos personajes. 



Bugs, traducciones y el realismo


Este es otro apartado que para mí también tiene importancia. Bueno, tampoco tanto, ya que los bugs que me he encontrado ha sido entre gracioso y un poquito molesto. Pero no mucho. Algo así como un 10%. 

El primero de todos fue cuando en una tienda pude ver a mi hermano Daniel al lado mío y, de repente, se fue flotando de mi lado hacia el mostrador. Como si nada hubiese pasado. Es una tontería muy grande, pero sin lugar a dudas es algo que al menos te hace sacar una risilla. 

El otro que pude encontrarme no recuerdo exactamente por qué fue. Sé que el juego me mostraba en la parte superior izquierda el usar un botón, sin embargo, estuvo así durante más de 10 minutos tras haber pasado esa parte. Solamente desapareció cuando el juego necesitaba mostrarme otro aviso de estos. Es un poco molesto, pero realmente, ¡nada  grave!

No solamente hay que hablar de los bugs en un juego, sino también de las traducciones que se han llevado a cabo al español. Sin lugar a dudas ha sido sublime. ¡De veras! Solo tengo algo que objetar y es que, hay personajes que resultan extraños verles mayor y que le pongan un lenguaje taaaaaaaaan coloquial, algo que le pegaría a alguien de 16 años y más si lo escuchamos en inglés y sabemos perfectamente que el modo en el que habla en inglés no es en español. Es decir, que su manera de hablar debido a la personalidad del personaje no encaja en la traducción al español.

Aun así, el hacer referencias a The Last of Us, hablar de Minecraft, Airbnb o Netflix te hace sentirte mucho más en la actualidad y que de verdad estamos con un adolescente y un niño pequeño viviendo en una era tecnológia. ¡Ah! Y se me olvidaba: no dejemos atrás todos  ese lenguaje soez que utilizábamos en el instituto. Vamos, las palabrotas de siempre.

Todo esto se suma a lo explicado anteriormente creando una  situación que nos envuelve y que nos hace experimentar un mayor realismo. Sin duda alguna, ha sido un buen comienzo, aunque el primer capítulo se haya sentido más como una introducción que como un capítulo en sí puesto que el final ha sido demasiado flojo.

Sin embargo, es algo que he disfrutado en su conjunto: la música dentro del juego, que nunca defrauda y te hace  sentir mucho más todo lo que hay a tu alrededor, las interacciones, su forma de decirlo  y un largo etcétera que quizás no me haría finalizar.

Aunque se me haga larga la espera, tengo ganas de seguir ayudando a Sean y Daniel en todo lo que el futuro les depare. 

Comentarios